Una visión renovada hacia la OMA

Estimados colegas, en todo el mundo, las administraciones aduaneras enfrentan grandes retos: por una parte, existe una creciente demanda por garantizar la facilitación comercial para satisfacer las nuevas necesidades de los sectores productivos y continuar apoyando el comercio internacional, motor clave del desarrollo económico, y por otra parte, el impacto global de la delincuencia y el terrorismo a nivel internacional, han aumentado a niveles sin precedentes, por lo que resulta imperativo actuar en consecuencia de manera eficaz, asegurando la cadena de suministro global y protegiendo a la sociedad.

La OMA tiene un papel fundamental por desempeñar, dirigido a impulsar los esfuerzos mundiales para abordar los desafíos actuales y futuros. Debe brindar a sus miembros la ayuda y el apoyo necesarios para lograr una adaptación oportuna a los entornos  constantemente cambiantes para que estén en posibilidades de adquirir la capacidad de asumir la responsabilidad global frente a nuevos desafíos, de acuerdo con su realidad, condiciones y necesidades.

Un modelo “business as usual” no es opción para una organización que necesita hacer frente a retos en constante evolución. Para explotar el potencial de la OMA, se requiere un enfoque ambicioso, pragmático e innovador y yo cuento con la experiencia, los conocimientos y la determinación para dar una perspectiva objetiva y amplia porque sí he servido desde la administración aduanera y puedo contribuir de manera significativa para alcanzar este propósito.

Mi país es México, una nación en desarrollo donde el comercio internacional es el mayor motor económico, representando un 65% del PIB; su territorio se conforma de un mosaico de realidades y retos donde el principal objetivo del gobierno es permitir que el mayor número de mexicanos en todos los sectores y regiones alcancen progreso y desarrollo.

“Para explotar el potencial de la OMA, se necesita un enfoque ambicioso, pragmático e innovador”

Las aduanas de México desempeñan un papel crucial en esta tarea: en primer lugar, contribuyen de manera signicativa apoyando programas socioeconómicos mediante la recaudación de ingresos. Bajo mi gestión, las aduanas mexicanas han incrementado los ingresos hasta alcanzar el 28% del total de ingresos nacionales y 70% del IVA. En segundo lugar, las 49 aduanas del país contribuyen a promover el comercio internacional mediante la oferta de servicios modernos, transparentes y ecientes las 24 horas de los 7 días de la semana. De esta manera cerca de 17 millones de operaciones se llevan a cabo al año y se registran arriba de 1 millón de cruces fronterizos por día. En tercer lugar, liderando las actividades de gestión y control fronterizo, asumiendo la responsabilidad de gestionar los procesos relacionados a la Ventanilla Única de Comercio Exterior en la que concurren 10 agencias gubernamentales y 2 organismos reguladores y siendo el principal proveedor de datos e inteligencia para la gestión de riesgos.

Por último, las aduanas también juegan un rol fundamental en el fortalecimiento de la cooperación internacional a nivel regional y multilateral, para abordar los principales objetivos globales, incluyendo la facilitación del comercio, la protección de la economía y la lucha contra la delincuencia transnacional y el terrorismo.

Desde que tengo el honor de dirigir estos esfuerzos he podido dimensionar la importancia de las aduanas para la economía internacional, y sé que debemos impulsar una gestión aduanera integral, visionaria y cooperativa; conscientes de las diferentes realidades y necesidades, responsables a nivel global.